6/14/2007

Inventando las vanguardias 2. Por JG

He aquí un poema del escritor y poeta asturiano aún inédito JG. Se hace necesario acuñar un nuevo movimiento poético en asturias. Que rompa con los cánones establecidos. Una ofensiva de un ejército que cada vez gana más unidades.

Inventando las vanguardias #2
Y no sabes ni siquiera ocultarte, nunca ganaste al escondite, en fin, en algo nos equivocamos como errores cuando es humano y el humano es error o cielo azul y tu bosque encantado lo perdí y creí estar muerto y tú muerto, o era vivo acaso, príncipe de la mierda, trae tu corazón anaranjado y merendaremos; esclavo del fluorescente fosforito, de la cristalina crisálida, te hice una soga al cuello, si te gusta te puedes balancear junto a mí, y así, vivos, como nosotros, por un segundo infinito y eterno, como la quietud, como tu inquietante pose y verdad, como ficción y embuste verdadero tú, tu mentira y yo, y tú, hipócrita auténtico, nadador de electrones, protón de los mares, insulso cabeza hueca estigmatizado y libre; como tú, babosa transoceánica, naufragio armonioso, hombre-animal-vampiro de tus mañanas, caparazón intestinal, brutal pétalo embrutecido por el estruendo de la lluvia, medicina púrpura de mi corteza, ruin vengador de mis crepúsculos, no tienes miedo, sino pánico y osadía y eres paciente y confiado, cagado por los siglos en la espuma de tu renacer, tu reinvento prodigioso, solemne, perenne y decisivo, mi elemental pérdida y derrota y apetito, sus vacilantes y confiadas estrategias para soñar, el absoluto desapego mental y el mundo rojo (rojinegro) y azul como la sal de tus entrañas. Desconozco dónde vas a esperarme; esperaré nervioso y tranquilamente a que se ponga el sol y hable la luz de la noche, hablaremos a solas, una charla dulce y liviana, llevaremos una vaca a los brazos de la memoria, endorfina pura o pulcra de mis sentimientos atroces; firmaremos con la pipa de la paz y buscaremos la guerra más allá de los confines de su reino, porque sólo así mereceremos la angustia y tu bache existencial será sólo hielo y la piedra de tus manos oscilará entre piel y veneno sabroso e inteligente; pues así es como quiero que te guardes el recuerdo, en un marco plastificado y tecnicolor, en un arco-iris glacial y precioso, en una puesta de sol que irradie jovialidad y pereza, en un bello e incomparable charco de contradicción como bacteria civilizada, y te juro por dios que yo te dispararé por la espalda.

2 comentarios:

Guaje Merucu dijo...

¿Quién ye esi?

Esto púselo yo, y de poética nada de nada, ¿eh?

DSuárez dijo...

No entiendo de poesía ni de nada. Mi cabeza se vuelve un descampado donde por la noche el culebras y el ojo de búho intercambian droga.