22 nov 2020

Segunda ola

 Ya estamos inmersos en pleno impacto de la segunda ola y con las principales ciudades asturianas confinadas perimetralmente. Estaba más que cantao. Se vio a la gente muy confiada desde el verano, pensando que no había tanto peligro como decían. Los bares  llenos de clientes sin mascarillas. Era cuestión de tiempo el rebrote. Ahora tenemos al Huca al borde del colapso con las UCIS a máxima capacidad y el personal sanitario al límite. Lo que nunca se deseó está sucediendo con peores cifras que en Abril.

El discurso oficial de Barbón no ayudó mucho. Aunque siempre alentó a la prudencia y a no bajar la guardia, se vendió a la región como ejemplo ante el Covid.  Entraron en guerras absurdas con Ayuso de política nacional. Esto hizo que la gente se confiara más de la cuenta. El peligro estaba en el turismo y no en nosotros, se pensaba.

Se demuestra que el virus es impredecible y toda precaución es poca. Sin culpar a la hostelería, pero lo más sensato es su cierre  hasta que la curva disminuya. No podemos depender de una economía de chigre.

En esta guerra de datos, Uviéu sale mejor parada que Xixón. Desde ciertos medios y sectores políticos siempre se intenta utilizar los datos para atribuir a Uviéu un peor desarrollo de la crisis. Pero no es así. Además no es el momento de entrar en ese tipo de debates, como pasó a Barbón con Ayuso.

29 oct 2020

El sueño

 EL SUEÑO



Hacía casi un año que no soñaba con aquel niño. Creía tenerlo ya superado, pero esta noche su imagen volvió a mi cerebro. Siempre se repite el mismo sueño.

El niño sale de la tierra donde estaba sepultado, con una tez azulada y unos ojos rojos devastadores. Yo estoy inmóvil en un descampado, presenciando la escena e incapaz de moverme. A continuación aparezco en el baño de casa y empiezo a escupir sangre por la boca y mis dientes se caen al suelo. Detrás de mí aparece el niño, pero ya no es él, si no un viejo centenario que ulula con los ojos en blanco.

Me despierto siempre sudoroso, con el pulso acelerado. Al mirar el reloj, son las 03:33 AM. Un respingo de miedo y terror, me recorre el cuerpo y tarda varias horas en pasarme. Esta noche fui a ver a mis dos hijos, a comprobar que dormían plácidamente. Mi mujer, aunque me escuchó levantarme y agitarme en la cama, se volvió a quedar dormida al poco rato. Tengo que tomar una pastilla para tranquilizarme. Hasta que me hace efecto vuelven las imágenes del sueño. El niño, un bebé prácticamente, saliendo de la tierra, como en la noche de los muertos vivientes, con costras y la piel casi descompuesta y los ojos rojos mirándome; y luego toda esa cantidad de sangre viscosa, casi negra, brotando por mi boca y mis dientes cayendo al suelo. Y la figura espeluznante del viejo con los ojos blancos. Esas imágenes son la que rondan por mi cabeza, hasta que gracias al efecto somnífero de la pastilla, consigo quedarme dormido.

Por la mañana, a las 7:00AM, suena el despertador. Afortunadamente mi mujer no tiene que madrugar. Con nuestro sueldo nos da para vivir muy bien. Soy un ganador. Todo lo que me he propuesto en la vida lo conseguí. Fui el jugador de baloncesto más destacado de la Universidad, el más popular, gracias a mi tiro exterior y mis penetraciones a canasta. Me ligué siempre a las chicas más guapas y los estudios los saqué con nota, a pesar de mis juergas, después de los partidos. Luego entré en política, siendo asesor del concejal de urbanismo, durante la burbuja inmobiliaria. Hice un buen dinero gracias a comisiones de obras y recalificaciones de terreno. Después, cuando todo se vino al traste y perdimos la alcaldía, me recoloqué como director de zona de uno de los bancos más importantes del país.

Me visto con el traje y desayuno rápidamente. Voy a despedirme de mis dos preciosos hijos a la habitación. Abro la puerta a la asistenta que se encargará de la casa y de llevarlos al colegio. Hoy mi mujer tendrá sesión de fotos para una marca de ropa femenina, así que le interesa descansar lo más posible. Me acerco a la habitación. Y la vuelvo a ver con la ropa interior, de la marca que la patrocina. Le lanzo un beso, aunque no se entera, recordando el magnífico polvo de la noche anterior al sueño, en el que conseguí que tuviera varios orgasmos, antes de correrme yo.

Salgo de nuestro chalet con piscina, a las afueras de la ciudad y me dirijo con el Mercedes al centro, donde está la sede del banco para el que trabajo. Saludo a mis compañeras y a mi secretaria. Me hago una raya. Hoy tengo que firmar la orden para unos cuantos desahucios. Lo hago sin escrúpulos. Es mi obligación y además no es culpa del banco, si no de los propietarios que no han tenido la responsabilidad suficiente para afrontar sus deudas.

A media mañana me vuelve otra vez la imagen del bebé saliendo de la tierra. Realmente, no he sido así siempre. Yo nací perdedor. Con 16 años era el típico chaval pringado y pajero de instituto, de padres pobres y separados, sin futuro. Mi hermano y yo vivíamos con mi madre que bastante hacía por tratar de sacarnos adelante, trabajando cuando podía de limpiadora. No me comía ni una rosca y aunque jugaba al baloncesto, no destacaba nada. A duras penas conseguía pasar de curso sin repetir.

Fue en el instituto cuando conocí a Carlos Casas, se hacía llamar "charlimanson" e iba con una panda de jevis frikis. Me hice amigo de él y me integré en su pandilla. Empecé a frecuentar las salas de juegos y bares, ir a conciertos, fumar porros y beber litronas.

Un día consiguió unos tripis y tuvimos nuestro primer viaje. En ese viaje fue cuando Charli vio al Demonio. Le dijo que si seguíamos todos sus pasos nos haría unos hombres y mujeres de provecho, no esa panda de frikis piojosos jevis que éramos. El primer paso era seguir tomando tripis. Así nos lo hizo saber, y como nos había gustado tanto aquel primer viaje, decidimos hacerle caso.

En la siguientes experiencias ya todos logramos ver al demonio y tener un viaje extracorpóreo donde visitamos el Infierno. Contrariamente a lo que nos habían enseñado de pequeños, estaba de puta madre. Lo vio bien El Bosco con su "Jardín de las delicias". Había orgías continuas, drogas, alcohol y sonaba una música extraña que te dejaba extasiado. Era mejor que escuchar a Iron Maiden y Manowar juntos.

Seguimos poniéndonos finos durante un tiempo, hasta que "charlimanson" nos propuso realizar la prueba definitiva para que nuestras vidas empezasen a cambiar. Nos la dijo uno a uno al oído y todos quedamos estupefactos por lo que nos planteaba.

Estuvimos un tiempo meditando si hacerle caso, pero un día de colocazo, en plena euforia decidimos llevar a cabo el plan que Carlos Casas había tramado y estudiado a la perfección.

Fue terrible. Algo abominable y espantoso.

Después de perpetrar aquello decidí alejarme de la pandilla. Estaba en COU y pronto empezaría a la Universidad. Fue cuando, como predijo Charly, mi vida comenzó a cambiar. Mi fuerza y habilidad en el baloncesto aumentó espectacularmente. Dejé de ser aquel chico tímido y retraído para convertirme en un hombre popular con el que todo el mundo se lo pasaba bien y quería estar. Mi rendimiento en los estudios experimentó también una notable mejoría, sacando la selectividad sin problema y con buena nota. Esta transformación tuvo su continuidad en la Universidad y después siguió, hasta llegar a lo que soy ahora.

Paralelamente al éxito en mi vida, se desarrolló un miedo atroz. Sabía que lo que me había ocurrido no era normal. El respeto y el miedo hacia las fuerzas ocultas fue una constante en mi vida que nunca me abandonó. Sabía que algo no cuadraba y temía que me sucediese algo tarde o temprano. Mi sitio no era ese.

Una vez firmado los desahucios, me puse a revisar los impagos bancarios. Esta semana once nuevos morosos no pagaron la hipoteca y varias empresas no habían abonado parte de su crédito. Además tuve que llamar a varias oficinas que estaban incumpliendo los objetivos de ventas. Si no espabilaban plantearía un ERE o una reorganización de personal.

Tras concluir la jornada laboral regresé de nuevo a casa. Hice unas cuantas tareas hogareñas y estuve jugando con mis hijos hasta la hora de dormir. Mi mujer me enseñó las fotos que le habían hecho para la marca de moda. Eran unas fotos muy eróticas. Hicimos el amor en el baño. Ella subida en la amplia repisa del lavabo y yo haciéndole sexo oral. Estuvo muy bien. Luego nos fuimos a dormir.

En la cama estuve de nuevo intranquilo. La imagen del niño me volvió a la cabeza. Esta vez no era la del sueño, si no la real. Recordé como robamos aquel bebé a aquellos rumanos y como "charlimanson" preparó el ritual de sacrificio. Nos fuimos a una casa abandonada en un descampado y tras encender varias velas negras alrededor del niño lo colgamos de una cuerda hasta ahorcarlo. Después recuerdo como cogí aquel cuchillo para abrirlo en canal. Era pequeño, pero de su cuerpo salió una cantidad enorme de sangre, sus intestinos quedaron desparramados por el suelo. Posteriormente me había dirigido con el cuchillo hasta el pecho para sacarle el corazón. Uno a uno nos fuimos comiendo a trozos aquel pequeño corazón. A continuación lo decapitamos y desmembramos, enterrándolo en el descampado.

Fue algo inhumano, esas imágenes me acompañaron durante toda mi vida al igual que los sueños recurrentes y el miedo a algo irracional. A llevar el peso de una muerte bajo mis espaldas, y al esoterismo.

La policía apenas investigó nada de aquel crimen. Al ser de origen rumano lo achacaron a un ajuste de cuentas entre mafias y archivaron el caso. El cadáver nunca fue encontrado.

Me fui quedando dormido hasta que, como era habitual, volví a soñar con aquella pestilencia. A las 3:33AM me desperté. Notaba la cabeza extraña, casi no podía recordar nada, estaba desorientado, no reconocía mi habitación y me costaba enormemente pensar. Intenté levantarme en un primer instante, pero no pude. Con mucho esfuerzo y tras varios intentos logré finalmente ponerme en pie. Apoyado en la pared de la habitación avancé muy lentamente hasta el baño, mis músculos apenas tenían fuerza. Al encender la luz y verme en el espejo quedé estupefacto. Era la imagen de aquel viejo casi centenario.

Lo comprendí todo por un instante antes de caerme al suelo. Aquel sacrificio, aquel pacto, tenía su contrapartida y era hora de pagar por ello.

David S. Suarón. Relato perteneciente al libro "Miedos"(Alternativas, 2019)


9 oct 2020

Cagadas

Hace poco los científicos descubrieron indicios de vida en Venus. Bichos micróscopicos podrían estar fluctuando por la atmosmera y dejando sus cagadas para que nosotros las detectemos. De ser cierto sería un hallazgo importantísimo. Hay que tener en cuenta que si por cada estrella hay al menos un planeta y se calcula que existen 100,000,000,000,000,000,000,000,000,000 de estrellas en el universo, la teoría de que la vida se extiende por el universo podría ser más que evidente.

Bichos, también los hay en la tierra. Y nuestras cagadas están siendo bastante detectables.
La estamos cagando con el coronavirus y ya se veía venir. Una sociedad orientada a la economía de chigre es lo que tiene. Encima ahora dicen que los aerosoles pueden ser causa de contagio. Yo siempre pensé que los aerosoles era lo que echábamos al sobaco para oler bien o utilizábamos para matar mosquitos, sí aquellos que dañaban la capa de ozono. Pero no, por lo visto también son el aliento.

El gobierno enfrentado con Ayuso y ésta cagándola, enfrentada con el gobierno. Anteponiendo intereses partidistas a la salud pública. No quedará otro resquicio legal que aplicar el estado de alarma.

Cagadas como el reciente carril bici en Oviedo que al menos causaron risa por las redes. Se ve que esto no tiene cura!!

6 sept 2020

"Mientras los narcos acosan"



Hace unos meses inicié una serie de video poemas que fui publicando en mi facebook y en diversas plataformas. Aquí os dejo el último, el poema dadaísta "Mientras los narcos acosan", rodado en la Illa de Arousa. Poco a poco iré subiendo más. Están grabados con el móvil.

4 ago 2020

Corona Virus

La otra gran pandemia que nos golpeó: el robo y la corrupción con la corona por bandera. Una corona que siempre estuvo amparada por la mayoría de medios de comunicación. Ahora mucha gente seguirá vendiendo a la monarquía española como ejemplar y austera. Ni en la británica hubo tal bochorno.
Juancarlillos se larga por la puerta de atrás, silencioso y taimado, pero representando aquella peineta de Aznar. Ahí os quedáis que yo ya viví lo mío.
Los escándalos de otras monarquías parecían ajenos, pero era solo fachada. Una cortina la protegía, amparada por periodistas, políticos, policías y demás gente al servicio del peloteo monárquico.
El barco BRIBÓN ondea ahora, más si cabe, con la bandera pirata. Y sabemos que lleva ratas en su interior, como el de Drácula.
La Constitución queda en evidencia una vez más por ineficaz y la corona se revela como un virus nocivo.

25 jun 2020

Nueva normalidad, esperando la vieja

Por fin estrenamos la ansiada nueva normalidad que se va pareciendo un poco más a la antigua. Atrás van quedando aquellos días de tensión y locura, llenos de incertidumbre y miedo por el confinamiento y el avance de la pandemia.

La relajación es necesaria, pero hay que seguir irremediablemente alerta. El riesgo de rebrotes, generalizados o localizados, es muy alto en los próximos meses. Todavía hay que acabar el año.
Poco a poco irán volviendo aquellos proyectos colectivos, recitales en bares, actos culturales tan habituales en la vieja normalidad.
Uno de ellos será "Palabra fiera" (Más Madera) coordinado por el gran Lauren García,donde 34 musicos y escritores unirán literatura y rock.
Para mí será el segundo libro colectivo que participo con esta temática, tras "Simpatía por el relato"(Drakul, 2010).
Espero que se pueda presentar como antiguamente, con un concierto y muchas birras. Para poder embriagarnos de normalidad.

12 may 2020

Desescalada

Se inició la desescalada que en términos de montañismo es la parte más peligrosa y en la que cualquier descuido o relajación puede llevarnos a sufrir una desgracia.
Lo visto no invita al optimismo, no se respetan distancias y hay aglomeraciones en las terrazas de los chigres. Se ha visto gente mayorcita que levanta la mascarilla pa tomar un culín, botellones desmesurados de chavales y lo que nos queda.
Los expertos advierten que una nueva ola pándemica es inevitable, no se sabe cuándo será ni su magnitud, pero con toda seguridad la habrá.
"Me corto el cipote si no hay rebrote" proclaman algunos malos poetas por las redes, sabiendo que no arriesgan nada y que tampoco les van a rendir cuentas.
Igual volvemos a aquellos tiempos de reírnos de la gente que acababa con el papel higiénico. La nueva normalidad se acerca e igual hay que convivir con este virus unos años. Yo espero que sea solo de un año. La vidente Aramís Fuster dice que habrá dos rebrotes más de coronavirus, así que cuidado.

23 abr 2020

Confinamiento


(...COVID...)

Desde la ventana de mi habitación puedo contemplar la Sierra del Aramo. Las nubes van tapando las montañas y aún queda algo de nieve en el Gamoniteiro. Es una tarde soleada y primaveral, de esas en las que apetece perderse por algún camino, desconectando de la urbe entre árboles y praderías. No es posible, el confinamiento impide cualquier desplazamiento salvo el esencial.
Pensé que tardaría en volver a pasar por una situación así, pero otra vez un microscópico bicho hace sentir la fragilidad humana. Hace cuatro años, tras una intervención quirúrgica, me implantaron un DAI(Desfibrilador Automático Implantable) para controlar las arritmias cardiacas. En la operación cogí la Kleibsella, una bacteria hospitalaria muy peligrosa. Es un microorganismo ultrarresistente a los fármacos que causa muchas muertes a quienes se infectan con ella. Tuve que estar un mes aislado en una habitación del HUCA. Las visitas estaban restringidas y tenían que entrar con prendas especiales como bata, gorro o mascarilla. Pasé todo un mes postrado en la cama, inyectándome suero con antibióticos dos veces al día. Afortunadamente, tras el duro tratamiento, mi cuerpo reaccionó bien y eliminó la bacteria.
Al lado de aquello el confinamiento por el coronavirus sin padecerlo es un lujo. Es como estar en una de esas cárceles con todas las comodidades. En mi propia casa me levanto a las 8:00 y desayuno tranquilamente con mi mujer para luego teletrabajar. Por la tarde a pasar el rato como todo el mundo. Acabar el trabajo pendiente, leer, escribir, cocinar, ver series y películas. También hacer algo de deporte con vídeos o utilizar el rodillo que tengo para la bicicleta. Supongo que las parejas sin hijos lo tuvieron más fácil. Aunque los días, como aquella vez en el hospital, eran fotocopias en multicopista a blanco y negro. Por muy bonita que fuese la cárcel también iba haciendo mella en lo psicológico. Abrías la ventana y encontrabas silencio, pero no era tranquilizador, era un silencio distópico.
Me acordaba de mis padres, de mi hermana embarazada y de mi güela de 98 años que estaba en la Residencia de Ancianos de Grado, una de las más afectadas por el coronavirus. Los güelos son el último nexo con la infancia. Un vestigio de aquella época. Afortunadamente dio negativo, aunque tiene que pasar toda la crisis encerrada en una habitación sin poder salir de allí. Ella ya había superado las pandemias de tifus posteriores la gran gripe de 1918. Los brotes de tifus fueron muy virulentos también en los primeros años de posguerra. La llamaban el piojo rojo por afectar especialmente a pobres, gitanos y demás "razas inferiores".
El coronavirus no distingue entre clases sociales y los muertos y afectados se incrementaron exponencialmente en todos los países. Es evidente que uno de nuestros mayores enemigos es invisible.
Salir vivos de una situación así es volver valorar más el momento y los pequeños detalles. Es el verdadero aprendizaje que nos tiene que traer esta crisis. Recordar que no somos dioses si no frágil polvo de estrellas.
David S. Suarón.

9 abr 2020

Autopolicía

Estos días de confinamiento están siendo muy duros psicológicamente. Hay que aguantar en casa y no queda otra, pero a algunas personas se les va de las manos y actúan como verdaderos justicieros de la Gestapo. Ahí va este poema mío: "Autopolicía".

Autopolicía, autopolicía,
el pan nuestro de cada día.
Autodeprimo y reprimo
al que hace el prim@...
La Gestapo del balcón
va a entrar en acción.

Increpa en plan fascista
hasta al niño autista.
¡Grande es la locura
prohibiendo la cultura!

Autopolicía, autopolicía,
el pan nuestro de cada día.
Por el bien del estado
autocensura y represión
siempre que tienen ocasión.

23 mar 2020

Coronavirus.¡La madre que lo parió!


Coronavirus, ¡la madre de lo parió! al hijo de puta y ¡el murciélago que lo engendró! Estamos viviendo una situación que poca gente imaginaba. Confinados en casa y los casos avanzando, cobrándose vidas y causando sufrimiento y crisis económica.

Habrá un antes y un después del Covid 19 . Es un recordatorio de que la fragilidad del ser humano y de la tierra está ahí muy presentes. Nos creemos dioses inmortales, pero somos agua que se seca y se diluye facilmente, arena al viento. Fue un virus pero podría ser una crisis climática, la locura en forma de guerra o catástrofe nuclear, algo del espacio(se nos olvida dónde estamos). Estaba claro que  el golpe colectivo iba a llegar, tarde o temprano, a la parte más acomodada del planeta tierra.

Algunos teóricos afirman que se pone de manifiesto, una vez más, la fragilidad del sistema capitalista, que cae como un castillo de naipes y es incapaz de dar una respuesta colectiva eficaz a las crisis. Los sectores como la sanidad pública mermada por los recortes,  las residencias de ancianos, las fuerzas y cuerpos de seguridad, personal en tiendas de alimentación.... merecen ese aplauso diario que damos.

26 feb 2020

Mazcaritos y coronavirus

En plena semana de carnaval llega la psicosis del coronavirus. Mascarillas agotadas en las farmacias y productos desinfectantes de mano bajo mínimos, cuando todavía en Asturies no fue confirmando ningún solo caso. Con la buena miel que tenemos es más dificil que llegue. Esto demuestra una vez más el peligroso y todavía gran poder manipulador de la televisión y los medios de comunicación masivos. Me imagino una situación distópica en la que se da una amenza grave y seria. La gente no dudaría en caer rendida  al fascista salvador de turno.
Las mascarillas son el producto estrella de los carnavales, aun más que el Satisfayer o el disfraz del Joker. Por el momento yo me estoy pensando en poner un mazcaritu veneciano contra la peste. Aunque supongo que si ya están pidiendo mascarillas de pintura estará más que agotado.

En fin, hay que estableder medidas y protocolos médicos, pero no caer en el ridículo delirio colectivo. Si ven a un tipo parecido al de la foto, soy yo. No se asusten. Es para que no me entre el resfriado chino.

5 feb 2020

Straight Outta 33011 - Timba poética y Micro Abierto

Straight Outta 33011 - Timba poética y Micro Abierto



Haciendo barrio, ese es el lema, ese es nuestro estilo. Cansados de escuchar aquellas quejas de "es que donde vivo no se hace nada". Porque si quieres a tu barrio no escapas de él, lo quieres hacer brillar. Por eso hemos decidido unirnos a Reyes BarberShop, la barbería del barrio, apoyo increíble siempre. El 6 de Febrero a las 20:00, en Calle Puerto de Pajares, 10.

Julia Navas
Zarzamora
David Suárez, Suarón
Jose Yebra
Nayar Crespo Sánchez

Y después micro abierto, todo el que quiera participar es bienvenido.

Orgullo barriobajero.
Siempre. 

19 ene 2020

Noche insecto

Fundido en negro.Una exposición del grabado de Oliver Montesinos en la Sala Decero Creativo junto a varios poemas basados en la obra. El mío lo titulé Noche insecto.