6/22/2007

El lago de la vida que se seca


"Cuando el maestro zen Chuang-tzu estaba a punto de morir, sus discípulos se preparaban para organizarle un suntuoso funeral. Pero Chuan-tzu les dijo que no necesitaban más mobiliario para su entierro que el que tenían allí mismo:

el cielo y la tierra serían el ataúd; el sol y la luna y las estrellas, los adornos; y el mundo de las diez mil cosas el regalo de despedida. Pese a ello, los discípulos insistían, alegando que, si no recibía un entierro adecuado las aves devorarían su carne. A lo que Chuang-tzu replicó: " Sobre la tierra, se me comerán los buitres y los cuervos; bajo la tierra, lo harán los grillos y las hormigas. No parece justo privar de alimento a los primeros para entregárselo a los segundos".
De poemas japoneses a la muerte. Ed. DVD

Y en Chile un lago desapapareció bajo tierra por una grieta y se secó.¡Qué gran metáfora oriental sobre la vida y la muerte!

3 comentarios:

planta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
planta dijo...

Esto es cosa de los Yankis. Aunque hubiera sido bonito verlo y también imaginarlo. Mejor lo segundo porque seguro que alguien salió perjudicado por ello..... y aplicando el cuento alguien salió beneficiado, por tanto da igual que se seque o no el lago, ni bueno ni malo (pa los zen esas categorías son falsas).
Qué pasa, porque la vida y la muerte son la misma cosa. Hay que dejarse de pamplinas y disfrutar de como se seca el lago....como una gran bañera.


Pin, pan, pum, fuera.

DSuárez dijo...

Puede que tengas razón Planta aunque el lago puede que no se haya secado, simplemente el agua fue a parar a otro sitio