7/20/2007

Biblioteca del Suarón

EN EL CABARET-VERDE, las cinco de la tarde

Tras ocho días, había destrozado mis botines
en las piedras de los caminos.Entré en Charleroi.
-En el Cabaret-Verde: pedí unas rebanadas de pan
con mantequilla y jamón que estaba medio fresco.

Dichoso, estiré las piernas bajo la mesa
verde:contemplé los temas bastante ingenuos
de la tapicería-.Y fue adorable,
cuando la chica de enormes tetas, de ojos vivos,

-¡aquella, a la que un beso no asusta!-
sonriente, me trajo unas rebanadas de mantequilla,
y jamón tibio, en un plato coloreado,

jamón rosa y blanco perfumado con un diente
de ajo-,y me colmó la jarra inmensa, con su espuma
que doró un rayo de sol retrasado.

A.Rimbaud. Octubre 1840

No hay comentarios: