8/01/2007

Ayer en la presentación de " A veces cuerdo"

Fuimos pa Gijón en un día de rotunda playa Silvia, Noel y yo. Tras unas vueltas para tratar de buscar un párking logramos dejar el troncomóvil y nos dispusimos a tomar algo antes del acto en una terraza.
Entramos en el acojedor instituto y enseguida nos encontramos con participantes en el acto(público y presentadores) el cineasta Íñigo Botas, Noemí y Fran de Eikasia, luego fueron llegando
Rubén D Rodríguez, Pelayo Pérez y Fueyo, Javier Lasheras....
La majestuosa figura literaria de Diego Medrano hizo acto de presencia, tras una pequeña espera, acompañado por uno de sus maestros José Luis Cembranos.
Luego se accedió a la sala y los numerosos presentadores del libro se colocaron a ambos lados del sa.cerdote para iniciar la misa medránica conducida en cuerpo y alma por Pelayo Pérez.
El espiral de fuego y vino sagrado derramado por el traje de Diego David comenzó con Rubén mostrando cada uno su estilo particular y calificando al autor de surrealista, mordaz, provocador, loco y lúcido.
Llegó mi turno leí un texto infantil y surrealista,tras lanzar algún rebuzno recité un breve poema que me inspiró el libro y traté de hacer una pequeña performance lanzando dos rollos de papel higiénico que no llegaron a desenrollarse por torpeza y nervios. Estos rollos representan mi visión de lo que es su libro (en el buen sentido) trasladando la imagen de lo cotidiano licuada por la cabeza de Medrano al folio.
Y por fin llegó el turno de la figura, la polémica y la literatura fueron vertidos en el calor de la tarde en una puesta en escena que me recordaba a Leopoldo María Panero y los grandes literatos castellanos aunque como señaló Diego la estética y concepción del libro es puramente francés, romántica al estilo de Marcel Duchamp que huyó de París con un maletín de reproduciones en miniatura de sus grandes obras.
La vida, la literatura, la persona se funden en Medrano, son todo uno. Ve como única salida el tirarse a la cuneta de la escritura, le va bien así señala en contraposición a los autores presentes que son felices, tienen su vida llena con su trabajo, sus amistades, sus ángeles pero a él sólo le queda, sólo tiene la literatura(con mayúsculas y letras impresas en la abadía con el nombre de la rosa) pero como esbribe José Hierro EL TODO PARA NADA, EL TODO PARA NADA, EL TODO PARA NADA

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola soy iñigo botas de las nubes
(anónimo)