2/12/2010

Soneto contra los pelmazos. Por Íñigo Botas



perdone pero yo ya no le aguanto
es usted un coñazo sin remedio
su cantinela me mata de tedio
y me cierro ante usted a cal y canto.

más que pelma es usted pelmazo y medio
que púberes, en la flor de su encanto
canéforas le ofrenden el acanto
y que le aguante a usted el mono Amedio.

sea compasivo y no me de la lata
cese ya su nefanda perorata
y no me aburra más por Dios bendito

que le vaya bonito, muy bonito
pero lejos de aquí, que su tabarra
no vuelva a oirla en esta ni otra barra.


p.s. "que púberes canéforas te ofrenden el acanto" es un verso de Rubén Darío en su oda a Baudelaire...cuentan que Lorca la primera vez que lo escuchó se levantó y dijo: "A ver, por favor...repitan que yo solo he entendido el "Que".

Íñigo Botas.

9 comentarios:

Marina dijo...

jajja, muy bueno!!!

Anónimo dijo...

buen poeta este Botas, pero tenía más gracia el Botas Víctor, qué le vamos a hacer. El soneto es gracioso y con la "punta", como querían los clásicos para la sátira. Menos convincente es lo de rimar medio y amedio (eso no es rima, es ripio), la aparición de la palabra nefanda (que significa algo distinto de lo que dice Botas) y algunas cosillas menores...
Me mantendré alejado de este Botas cuando lo vea acodado en su mesa esquinara en Casa Pachu. Qué miedo.

Anónimo dijo...

nefando- abominable, execrable ignominioso, infame, perverso.

Toda rima es un rípio, hay que procurar, eso sí, que no se note. (Jorge Luis Borges)

El mono Amedio era perfecto para esa rima-ripio, un cariñoso recuerdo a los dibujos animados que algunos visteis de críos y otros con nuestras crías; por otra parte era casi la única posible.

Saludos, gracias y de nadas.

Mustafá Botas de las Nubes

Suarón dijo...

Gran poeta y gran soneto con el mono Amedio de por medio. A mí me gusta mucho.

Anónimo dijo...

Federico García Lorca y Pablo Neruda dieron una vez una conferencia en Buenos Aires al alimón, fue en 1932, ensalzando la poesía de Rubén Darío (Confieso que he vivido pag. 148 Plaza y Janes -Ave Fénix-)

Lorca nos cuenta que dos toreros torean al mismo tiempo un toro con el mismo capote y eso se llama torear al alimón, cosa que sólo ocurre dos o tres veces en un siglo, además los toreros han de ser hermanos o tener sangre común.

El Panegírico al alimón no contradice tu afirmación sobre la incomprensión de la poesía de Rubén, sino que la corrobora, pues el capote parece ostentarlo Basoalto.

Por otra parte tu poema es sublime, creo que me quedé apelmazado al leerlo.

Corto ya mi nefanda perorata y te conmino a que organizes unos juegos florales y espigues toda esa poesía que atesoras.

Hasta otra Íñigo Amigo, espero verte rodeado de púberes canéforas.

Matius.

Anónimo dijo...

Ah, y espero echarte un capote con las susodichas.

el mismo.

Anónimo dijo...

Muy bueno, Botas. Aunque no es el mejor Botas de todos los tiempos. También es verdad que no siempre y todos los días se alcanzan las mas altas cuotas de inspiración - lo que induciría a una monótono apoltronamiento-. Por otra parte, ¡ah amigos¡ el mejor Botas está por venir, todos lo sabemos

Suarón dijo...

Llegará con sus mejores botas puestas.

Anónimo dijo...

Íñigo, eres genial. Reaparece, por favor.
Victoria