2/09/2010

Los cimientos de la recuperación económica


Podría realizar un análisis de la crisis económica y sus posibles salidas mucho más exhaustivo y acertado que muchos desde sus poltronas que cuentan babayaes camufladas para engañar a la gente. No lo voy a hacer porque este no es el sitio adecuado y no quiero aburrir con un texto excesivamente amplio y palabrería técnica que no conduce a nada.

Lo cierto es que la salida de esta crisis internacional es complicada en nuestro estado que está sufriendo más que otros por el estallido de la burbuja especulativa inmobiliaria amparada por anteriores gobiernos.

El gobierno actual frente a la crisis ha utilizado (hasta ahora) unas medidas clásicamente keynesianas intervencionistas de aumento del gasto público con fines sociales(supuestamente) financiado con un aumento de los impuestos.Unas medidas típicas de un partido de izquierdas en un contexto de economía de mercado. El margen de maniobra y eficiencia de estas medidas es escaso ya que vivimos en una economía fuertemente liberalizada por la Unión Europea con la imposición del euro que anula la posibilidad de devaluar la moneda por parte de los estados, el Banco Central Europeo y sus imposiciones de no elevar el gasto público, la prohibición de políticas proteccionistas, el movimiento especulativo financiero...

Con este contexto lo más fácil y efectivo y chabacano es que el peso de la recuperación caiga sobre los trabajadores-as. Abaratar la mano de obra al máximo y tratar al trabajador como una simple mercancía. En este tipo de entornos sólo caben dos opciones: o ganar o perder.

Los cimientos de la recuperación deben de caer sobre los empresarios. Tenemos un entorno empresarial de baja calidad si lo comparamos con otros países europeos. Lo único que quieren es hacer dinero fácil. Vender un producto barato con mucho trabajo y poco salario para luego especular en los mercados financieros y mobiliarios. No quieren estrujarse la cabeza. Necesitamos unos empresarios innovadores que cuiden al empleado como un activo y no como a una máquina. Si no lo que queda es competir con China, Malasia, Taiwan.. a ver quien trabaja más por menos.

Porque para la economía a corto plazo vendría bien que los niños trabajasen...

David Suárez "Suarón". Licenciado en económicas.

4 comentarios:

Kike dijo...

necesitamos, sí, ¿algún voluntario?.

A veces parece que estudiando una materia se pierde la perspectiva (incluyo a los arquitectos) y se puede llegar a defender absurdos como que vivimos en una economía fuertemente liberalizada.

Un día tengo que escribir mi opinión sobre esta crisis y sus "remedios", no tendrá base científica pero tampoco la de ZP y nos da una diferente cada semana

Suarón dijo...

Bueno pues habrá que leerla aunque esté equivocada jejej saludos

Guaje Merucu dijo...

Para críticas facilonas ya tenemos al de la barba y al del bigote, aunque éste, por lo visto, ya decidió atecharse del todo, jajaja

Suarón dijo...

:-/)