1/07/2014

La infanta Cristina imputada

A ver hasta donde llega la "justicia" con la imputación de la infanta Cristina.Si al final la declaran culpable de nada sirven 5 o 7 años de cárcel si no devuelven hasta el último céntimo de todo lo robado. Ahora tenían que proponer al juez José Castro como próximo Premio Premio Príncipe de Asturias jeje.

Viajes, limusinas, mariscadas y fiestas privadas con cargo a una empresa fantasma

El dinero público y privado que supuestamente obtuvieron de forma fraudulenta Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres a través del complejo entramado de sociedades pantalla que pivotaba en torno a la consultoría Nóos sirvió para ofrecer un tren de vida, si cabe más fastuoso, a la pareja Urdangarin-Borbón. De acuerdo con el auto de imputación del juez José Castro, la infanta Cristina y su marido cargaron todo tipo de facturas personales a la cuenta de gastos de una de estas empresas fantasma que recibía fondos de Nóos: Aizoon S. L, cuyos únicos dos socios eran la hija del rey y su marido.

De esta manera, la pareja no sólo infló artificialmente los gastos de la empresa, con lo cual evitó pagar unas cantidades mucho más altas en virtud de Impuesto de Sociedades (la tasa que grava los beneficios de las empresas tras restar los gastos a los ingresos), sino que además evitó declarar dichas cantidades como “rendimientos del capital mobiliario” en sus respectivas declaraciones de la renta, con lo que defraudó doblemente a la Hacienda pública.
La treta parece burda pero, durante ocho años, hasta que salió a la luz el caso Noos, funcionó. De hecho, el juez Castro precisa, basándose en un informe de la Agencia Tributaria, que durante ocho años, la hija menor del rey sólo pagó dos facturas de más de 3.005 euros con cargo “a su propio peculio”. Y eso que la pareja incurrió en gastos elevadísimos para reformar el palacete de Pedralbes-la vivienda de lujo que adquirieron en 2004 en Barcelona- amén de llevar un elevado estándar de vida, que incluía viajes de elevado coste, adquisición de objetos de lujo, organización de fiestas familiares e incluso contratación de personal doméstico al que además se pagaba en negro. Todos estos gastos se cargaron a la cuenta de Aizoon.

No hay comentarios: