5/03/2013

El Castillo del Marqués de Teverga.

Güei ye el Día del LLibru Asturianu. Fae unos años fui a la Academia de la LLingüa a preguntar pa facer un cursu y aprender bien l´asturianu. Pasaron de mí.Decíen que tenía que dir pol veranu hasta Cangues onde sí daben el cursu. Después de esa respuesta quitáronseme les ganes de aprendelu y falalu bien.Así que to lo que sé ye adquiríu de forma natural.

Equí vos dexo el poema míu: EL CASTILLO DEL MARQUÉS DE TEVERGA

Ahora puedo decir que el arte es una tontería.
Arthur Rimbaud.

Pasos de pita y esculibiertu colmado de relojes plateados.
La puerta bicéfala se abre entre cuadraturas oportunistas.
El trono de Antón busca el itinerario hacia el
Palacio de Revillagigedo.
Incrustaciones de tocín y cinta de cromoly de 60
en los escarpines de un perro frito. Resuenan gritos en la
mente de un monigote borracho encelado por la escoba
del figal.

El reloj de Cajastur vuelve a tocar el “Asturias Patria
Querida”.

Preciosos ombligos regresan al foro de la sabiduría para
opinar sobre la falta de sidra en la mazmorra.
Almas que se chamuscan con el fuego incandescente de
papuela y café en la tarde donde vaga la alimaña de una
piragüa excéntrica. Cartones de tabaco inundan el práu de
la fiesta más caliente.

Cuando saltan los pixines de la pecera y parpadean en el
suelo el marqués regresa de la cacería pa volver a tararear
una vieya canción de amor.
David Suárez, Suarón. De picotazos al cabrales de un paxarín bizarro.

No hay comentarios: