9/26/2011

"Contrarreloj".Un poema de Lara Ríos.

 Lara Ríos, en una "Timba".

Aquí pongo el poema que le pedí a la poetisa, pintora de versos, Lara Ríos. En la "Timba poétika" que organizaron este verano en Avilés lo escuché y me gustó bastante al igual que el resto de poemas y su forma peculiar de recitar.

CONTRARRELOJ

Te regalo mis palabras para
que no te entre la pájara.
Bebida isotónica para un
corredor de bolsas de basura.

Tu mentira es una bici estática
frente a un televisor, y el suero
de la mentira, son mis palabras
isotónicas.

Sal y limón para la pájara.
Te ofrezco agua con sal y limón
porque te quiero así, por las buenas.
Porque me estrangularías como las
manos de Celan, un día que
subiera la bolsa, y bajara el DYC.

En el puerto de montaña, el
ciclista es el rey. Y corona con
radios y ruedas la meta de una
cumbre para halcones. El rey
de la escalada sin crampones
a contrarreloj en días bajo cero.

El rey de las sudadas mancuernas
y gemelos como puños.
Y yo sé que picoteabas acá y allá
y que robabas besos a la luna.
Cuando te entra el flato lloras
y humedeces las hombreras de
la caspa de una madre sin el
nombre de la tuya.

La catalina se te engancha en
los pantalones, es normal;
te da pudor vestir con mayas,
y te va chupando rueda el pelotón
con culotte rosa patrocinado por
“Pimpollo”.

Estás a punto de coronar la
cumbre con el dorsal número
siete y una afición de bufandas
clama tu victoria y cambias de
canal. Y pones un reportaje de
comida japonesa y te bajas de la
bici mareado.

Cambias de nuevo de canal;
en la radio del vecino suena
a todo trapo el corrido “se comió
mi polla el gavilán pollero”;
sube por la escalera un olor
familiar a salchichas, y pones
una peli de un poeta absurdo,
y le mandas a tu exnovia un
fragmento comprimido. Luego
le mandas un concierto de Schubert
para clavicordio y olifante.

Te sientes mejor y vuelves a subir
a la bici sin piñones del salón, y
cambias de nuevo de canal; sale
la bolsa de Wall Street y ¡zas!;
como aquel atleta con zapatillas
de clavos, vuelves, incansable,
a los pedales , y ,por fin, coronas
el puerto, de tu televisor.

Te ofrezco en las cumbres
bebida isotónica .Te ofrezco
mis palabras borrascosas,
en este líquido suero,
para que no te entre la pájara.
Lara Ríos.

No hay comentarios: