6/06/2011

Manifiestu. Democracia Real Ya. Asturies

MANIFIESTU

Somos persones normales y corrientes. Somos xente como tú: xente que llevanta pela mañana pa estudiar, pa trabayar o pa buscar trabayu; xente que tien familia y amigos; xente que trabaya duro tolos díes pa vivir y ufrir un futuru meyor a los que nos arrodien.

Unos considerámonos más progresistes, otros más conservardores. Unos creyentes, otros non. Unos tenemos ideoloxíes bien definíes, otros considerámonos apolíticos… Pero tamos toos preocupaos ya indignaos pol panorama políticu, económicu y social que vemos na nuestra rodiada. Pola gafura de los políticos, empresarios, banqueros… y frente a l’indefensión del ciudadanu de a pie.
Esta situación fráyanos a toos día tres día, pero si nos xuncimos, podemos camudala. Ye hora de ponese a andar, ye tiempu de construyir ente toos y toes una sociedá meyor.

Por ello, sofitamos con firmeza lo siguiente:

Les prioridaes de toda sociedá avanzada han ser la igualdá, la solidaridá, el llibre accesu a la cultura, el desenrollu y progresu ecolóxicamente sostinibles, el bienestar y la felicidá de les persones.
Estes prioridaes tradúcense en derechos universales básicos, que en teoría deberíen tar cubiertos: derechu a la vivienda, al trabayu, a la salú, a la educación, a la cultura, al llibre desendolque personal, a la participación política, y en resumíes cuntes, el derechu a disponer de lo necesario pa una vida sana y feliz.
Sin embargo, l’actual funcionamientu del sistema económicu y gubernamental nel que malvivimos nun atiende a estes prioridaes, que de fechu vense cada vez más arrequexaes y amenazaes.

La democracia parte del pueblu, y pal pueblu debería gobernar. Les funciones d’aquellos que dicen representanos, habríen ser les de llevar la nuestra voz a les instituciones, facilitando la participación ciudadana por carriles direutos y procurando el mayor beneficiu pal gruesu de la sociedá. Pero nesti país, la mayor parte de la clase política nin siquier nos escucha, y gobiernen mirando namás pol interés de los grandes poderes económicos.

Nel caducu y antinatural modelu socio-económicu vixente, l’avaricia y l’amasamientu de poder y dineru por parte d’unos pocos, son valores que primen mui perriba del bienestar común. Paez que too val pa contentar a los mercaos: rescatar a los bancos, abaratar el despidu, recortar prestaciones sociales, privilexar fiscalmente a los que más tienen, sostener guerres, arramplar col planeta…
Inxusticia, desempléu y esclusión social, son les consecuencies directes del xuegu de los poderosos. Pero mantienen a raya el descontentu alimentando l’egoísmu y la ilusión insaciable del consumu. Individualizándonos, cegándonos con quimeres, torguen la maquinaria social, y asina l’espiral se reproduz a sí mesma, fundiendo cada vez más na miseria a los más desfavorecíos.

Como cómplice y principal salvaguarda d’estos atropellos, ta la lacra del bipartidismu PPSOE, calteniendo de mutua conformidá, sólidos ya inamovibles los pegollos de la desigualdá.
Pero nel noyu d’esti mercáu tamos nós, los ciudadanos, que bien tando manipulaos, bien siendo conscientes, somos los que al final tiren del carru, permitiendo a esa minoría ensin escrúpulos medrar a costa de les nuestres penuries. Sedremos anónimos, paeceremos insignificantes, pero cuidao: ensin nós, nada d’esto esistiría. Ellos nun esistiríen.

Hai qu’esconsoñar entós, porque ta nes nuestres manes el poder tirar na bona direición. Si como sociedá deprendemos a nun fiar el nuestru futuru a una abstracta rentabilidá económica que nunca torna en beneficiu de la mayoría, sedremos a eliminar los abusos y carencies que toos y toes sufrimos.
Ye necesaria una Revolución Ética. Punximos el dineru perriba del Ser Humanu, pero hemos retornalo al nuestru serviciu. Somos persones, non produtos del mercáu, Nun soi sólo lo que compro, por qué lo compro y a quién-y lo compro.

Por tolo anterior, toi indignáu/ada
Camiento que pueo camudalo.
De xuru que pueo ayudar.
Sé que xuntos podemos.
Salgamos toos y toes. Ye’l nuestru derechu.
http://blog.dryasturies.org/

No hay comentarios: