10/13/2009

Poemas de Joyce Mansour


Joyce Mansour fue una poetisa nacida en 1928 en Inglaterra aunque de familia judeo-egipcia.Vivió en El Cairo trasladándose a París en 1953. Fue autora de 16 libros de poesía, así como un número importante de obras en prosa y piezas teatrales. Su poesía aporta una voz intensamente vital de un erotismo violento que no escatima en alusiones fetichistas, escatológicas, incestuosas e incluso necrófilas. Destacó también en atletismo en carreras pedestres y salto de altura. Un cáncer acabó con su vida en 1986. He aquí alguno de sus poemas:


No os comáis los hijos de los otros
Pues su carne se pudriría en sus bocas bien provistas
No comáis las flores rojas del verano
Pues su savia es la sangre de los niños crucificados
No comáis el pan negro de los pobres
Pues ha sido fecundado por sus lágrimas ácidas
Y echaría raíces en vuestros cuerpos recostados
No comáis a fin de que vuestros cuerpos se marchiten y mueran
Para crear sobre la tierra en duelo
El otoño

***

Islas de enfermedades
Con leprosos como loros
Mar de silencio helado por el reloj parlante de la vejez
Gritos de una joven perra descuartizada
El hospital vela por sus muertos-vivos que no han nacido

***

No hay palabras
Solamente pelos
En el mundo sin verdor
Donde mis senos reinan
No hay gestos
Solamente mi piel
Y las hormigas que bullen entre mis piernas untuosas
Llevan máscara de silencio mientras trabajan
Llegan la noche y tu éxtasis
Y mi cuerpo profundo ese pulpo sin pensamiento
Engulle tu sexo agitado
Durante tu nacimiento

***

Soy la noche
La noche congelada por la fría imbecilidad de la luna
Soy la plata
La plata que engendra la plata sin saber por qué
Soy el hombre
El hombre que aprieta el gatillo y mata la ilusión
Para vivir mejor

***

Un nido de vísceras
Sobre el árbol reseco de tu sexo
Un negro ciprés se alza en la eternidad
Velan a los muertos que alimentan sus raíces
Dos ladrones crucificados sobre chuletas de cordero
Se burlan de un tercero que, cumplida su misión,
Se come su cruz de carne
Asada

***

Mi cuerpo ha adelgazado
Desde el otoño
A causa de la langosta marina
Que aulla bajo mi lecho
Al despuntar cada día
Mi ojo está cerrado
Desde el otoño
A causa de mi seno de madera de rosa
Que se endurece
Mi lecho es una cruz
Desde el otoño
A causa de tu cuerpo
Que ordena
Y se ríe
Mientras duermo
Ojalá lleguen las primeras lluvias

***

3 comentarios:

Rémora dijo...

Inquietante e intersante.
Saludos!

Suarón dijo...

Saludones!!

Vicente Gutiérrez-Escudero dijo...

hola

enhorabuena por tu blog. soy vicente gutierrez y vivo en santander. me agrada que compartamos nuestra admiración por la poesía de Joyce. por cierto, supongo que estés al tanto del último libro traducido al castellano de esta autora, traducido por mi amigo Eugenio Castro... te dejo aquí una columna que escribí al respecto:

http://unpuroerrar.blogspot.com/2009/06/columna-51.html

mi abrazos

vicente