10/14/2009

Depósito legal. Un poema de David González.



Dedicatoria personal del autor

DEPÓSITO LEGAL

Me lo dijo mi madre.
a ella también se lo dijeron:

Escúcheme, señora, yo,
lo único que puedo garantizarle
es que su hijo ha entrado
vivo
aquí. Ahora bien,
lo que ya no sé,
lo que ya no puedo asegurarle,
es cómo va a salir.


Se lo dijo
el director de la provincial.
Mientras se lo estaba diciendo,
fuera,
en el patio de la segunda galería,
estaban a punto
de bajarse al Rana.
El Rana, de rodillas,
atragantándose con sus propias lágrimas,
suplicando
por su vida:

¡Por favor, tío!
¡No me mates!
¡Por lo que más quieras!
¡No me mates!
¡Haré todo lo que tú me pidas!
¡De legal, tío! ¡Todo!
¡Te lo juro por mis hijos!
¡Por todos mis muertos!
¡Pero por favor!
¡Por favor te lo pido!
¡No me mates!


La primera mojada
con un pincho sacado
de la pata de una cama,
un conan,
le entró por la boca abierta,
le atravesó la lengua, la garganta
y salió por la espalda.

La segunda se la espetaron
en la nuca.
Le rompió los dientes
y terminó de reventarle
la cabeza.
de "El demonio te coma las orejas (1997-2008)". David González. Editorial Glayiu.

No hay comentarios: