1/12/2009

Canción del antiavionista. Miguel Hernández

Este poema del gran poeta del pueblo Miguel Hernández lo utilicé hace unos años, dentro de un recital, en una performance mía contra la guerra . Consistía en lanzar al público bolazos y aviones de papel, previamente preparados, al tiempo que leía el poema. Alguno se llevó un buen bolazo pues los lanzaba con todas mis fuerzas aunque con la mamada que traía no apuntaba bien. Menos mal que tuve muy mala puntería porque hubiese sido la guerra.

Que vienen, vienen, vienen
los lentos, lentos, lentos
los ávidos, los fúnebres,
los aéreos carniceros.

Que nunca, nunca, nunca
su tenebroso vuelo
podrá ser confundido
con el de los jilgueros.

Que asaltan las palomas
sin hiel. Que van sedientos
de sangre, sangre, sangre,
de cuerpos, cuerpos, cuerpos.

Que el mundo no es el mundo.
Que el cielo no es el cielo,
sino el rincón del crimen
más negro, negro, negro.

Que han deshonrado al pájaro.
Que van de pueblo en pueblo,
desolación y ruinas
sembrando, removiendo.

Que vienen, vienen, vienen
con sed de cementerio
dejando atrás un rastro
de muertos, muertos, muertos.

Que ven los hospitales
lo mismo que los cuervos.

Que nadie duerme, nadie.
Que nadie está despierto.
Que toda madre vive
pendiente del silencio,
del ay de la sirena,
con la ansiedad al cuello,
sin voz, sin paz, sin casa,
sin sueño.

Que nadie, nadie, nadie
lo olvide ni un momento.
Que no es posible el crimen.
Que no es posible esto.

Que tierra nuestra quieren.
Que tierra les daremos
en un hoyo, a puñados:
que queden satisfechos.
Que caigan, caigan: caigan.

Que fuego, fuego: fuego.

2 comentarios:

ada dijo...

El sábado andaré por Ovieu recitando en el Bus del Verso...te veré allí?? Así por fin nos podremos dar un abrazooooooo!!!

Bxusss

Suarón dijo...

Nos vemos pues. Abrazos!!!