12/07/2006

Marlene

Se miró al espejo de una manera profunda, no para peinarse o maquillarse y descubrió un alma carcomida por la melancolía y el resentimiento. Su bello rostro era en realidad el de un monstruo.

No hay comentarios: