3/01/2012

Las ventajas del conocimiento.Kenneth Rexroth

Soy un hombre sin ambición,
con pocos amigos, incapaz por completo
de ganarse la vida, con la juventud
que lo abandona, prófugo de alguna justa condena.
Solitario, mal vestido, ¿qué puede importarme?
A medianoche me sirvo una jarra
de vino blanco caliente con semillas de cardamomo.
Con mi harapienta bata gris y mi vieja boina
tomo asiento en medio del frío y escribo poemas,
dibujando desnudas figuras en los márgenes arrugados,
copulando con muchachas de dieciséis años,
ninfómanas de mi imaginación.
Kenneth Rexroth."La señal de todas las cosas.Antología poética".

4 comentarios:

miguelallende dijo...

Preciosu poema.

Suarón dijo...

Un buen descubrimiento este Rexroth...

El vieyu de la montaña dijo...

Diferénciome del en que llapo vinu tintu, la bata ye a cuadros y uso sombreru

Suarón dijo...

:-)