3/18/2012

"Romance de Margarita o la blanca cervatilla"

 Aquí dejo el "Romance de Margarita o la blanca cervatilla" que a pesar de su inocente título esconde un final sangriento. El romance, de origén francés, está recogido en el libro"Viaje por los montes y chimeneas de Galicia" de Álvaro Cunqueiro.


Allá pasan por el bosque,
va la madre con la hija;
La madre canta un cantar,
pero la niña suspira.
-¿Qué te hace suspirar?
-¿Por qué lloras, Margarita?

-Es que sufro sin decirlo,
soy Margarita de día,
pero de noche me vuelvo
una blanca cervatilla.
Condes y duques me siguen,
cazadores y jaurías,

y el que más me acosa, madre,
es mi hermano Roldanías.
Anda, pronto, madre, pronto,
dile que no me persiga,
dile que amarre sus perros
hasta que amanezca el día.

-Roldanías, ¿dónde tienes
tus pajes y tus jaurías?”
-Están en el bosque, madre,
tras la blanca cervatilla”.
-Deténlos, hijo, deténlos,
¡deténlos, por vida mía!

Con su cuerno plateado
llama tres veces seguidas.
A la tercera llamada
cazan a la cervatilla.
-Mandemos despellejarla
y servirla a la comida.

Dice el que la despelleja,
bien oiréis lo que decía:
“Tiene rubios los cabellos,
tiene el seno de una niña”.
Saca el cuchillo del cinto
y en trozos la descuartiza.

Ofrecen una gran cena
al rey y su comitiva.
-Estamos todos sentados,
sólo falta Margarita.
-Yo me senté la primera:
empezad vuestra comida.

Mi cabeza está en la fuente
y mi carne en la vajilla,
mi sangre está derramada,
fresca aún, en la cocina;
y en brasa, mis pobres huesos
se quedan en la parrilla”.

2 comentarios:

El vieyu de la montaña dijo...

Tremenda letanía. ¡Que fame mi entra!

Suarón dijo...

Sí, vuelta y vuelta jeje