3/18/2010

Un poema de Ada Menéndez

Ana Vega, Ada Menéndez y Angie entamando una performance poético-musical.

DOCE

Me confieso
no iré al cielo
no me abrirán las puertas
ni me darán la llave
nadie vendrá a recibirme

Me confieso
pecadora

Confieso
si me haces daño
rayaré tu coche
si me engañas
te daré donde más duele
si me traicionas
patearé tu culo
confieso
ser mala persona
si me manipulas

gritaré que la tienes pequeña
escribiré hijo de puta en tu portal
empalaré tu corazón
me llevaré tu nombre al infierno
si me lastimas

Me confieso
no habrá un cielo para mí
y ni Satanás me acogerá
porque incluso a él
le diré a la cara
lo que tenga que decirle.

Ada Menéndez. Del poemario "Te lo verso a la cara".(Publicación en breve)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El cielo no existe. Y casi todos la tienen pequeña... joder, qué vida...

Suarón dijo...

Dura pero el tamaño, dicen, no es lo importante

Anónimo dijo...

Quién lo dice? Los que la tienen pequeña? Pues vale. Pero no te lo creas. Sí importa, porque, por muy "juguetona" que sea, si es muy pequeña... en fin, que la vida es duravivedios...