12/03/2014

Fiebre en las gradas.


Siempre que hay un enfrentamiento entre aficiones se tira del recurso fácil. Son grupos radicales, no reflejan el sentir del club... pero todos los grupos ultras son alimentados y amaparados por las directivas de los equipos, crecen a su calor hasta que el monstruo es demasiado grande y ocurre una desgracia.Entonces se toma el camino fácil, la esterill y mediática expulsíón, porque seguirán en las gradas en cada partido, como ocurre con los Ultra Sur.

Anque en ellos subyace una supuesta ideología, unos la más desgraciada, exterminar al negro o al judio, instaurar una dictadura totalitaria pero en la que no serían más que unos perros de presa sin cerebro, lo mismo que son ahora. Otros se declaran antifascistas, partidarios de la justicia social.Pero estas ideologías no son más que una tapadera para esconder lo más elemental del ser humano, una lucha irracional y brutal, entre tribus enfrentadas por un territorio, una bandera, algo muy primitivo y animal.

La violencia siempre es propiciada por la falta de educación, de expectativas, de oportunidades...no vengan ahora esas caretas de políticos, de dirigentes a tratar de solucionarlo de un plumazo, cuando realmente se la suda lo que pase.

No hay comentarios: