1/05/2013

"El Revólver".David Fueyo. Mi primera colección de perdedores.(Ed.45 RPM)

Las casualidades se aliaron para el " no" esperado,
tú y tu pistola y tu metro cincuenta y poco de altura,
el hediondo y húmedo aroma de tu traje para los días pares:
pudiste serlo pero jódete, no lo has sido,
aunque, eso sí, quisiste en algún momento con tus dos cojones
llegar a ser mi abuelo.

El miedo viajaba de tu mano y lo enseñabas
grisú a tremendas bocanadas,
cuestas arriba interminables hacia tu casa,
mansión Bates paraíso de luz y color
si a la tuya comparabas.

La mala hostia incrustada en el vino de desayuno,
litros de sidra inundando tus sueños y deseos enfermos de nacimiento,
entorno horrible, exasperante,
sin sol, sin jamás mirar la luna,
la fame por la mañana y el ruido del pozo que era la música
de una vida que nació oscura y desconocida
y que se merece un poema de asco,
una mueca postmortem minúscula
a tan lamentable línea de actuación;
pistola bajo el sobaco,
vndas en los ojos para la Diosa Justicia,
y el miserable olvido cada día
de aquellas flores marchitas y escupidas
de los del monte, enterrados en ningún lugar
-ese suelo no es vuestro ni para caeros muertos-,les decíais
los victoriosos de esa guerra suicida.

Y tú y tú, y tú y tú
y tu lápida blanca y tu recuerdo sin color,
pudiste ser mi abuelo, abobinable bobo, venganza pálida,
y ahora esres un poema hueco y sangriento
que pretende recoger tan sólo el miedo
que hace más de sesenta años sembraron
tu pistola, tu metro cincuenta y poco
y tu media docena de postas a las que respondo
con seis medias docenas de versos como balas.

El Revolver fue un personaje muy popular en la comarca minera de Langreo(Asturias) en los años de posguerra. Una vez finalizada la Guerra Civil, en la cual apoyó al bando vencedor, fue azote de obreros y fugados de esta zona, a los cuales delataba bien por su conducta sospechosa o por saber de su paradero si es que estaban huidos en los montes. También es famoso su talante poco dialogante, ya que ante cualquier discusión, por mínima que fuera, solía esgrimir su revolver a modo de amenaza directa a sus interlocutores. Quiso ser mi abuelo, pero afortunadamente mi abuela eligió mejor. Fue ella quien ante su casa me explicó quién era El Revólver, aquel que en otro tiempo habitaba allí.

David Fueyo. Mi primera colección de perdedores.(Ed.45 RPM)

No hay comentarios: