11/20/2006

El crímen de Puerto Urraco

La película 7º Día que echaron el pasado sábado cuenta la historia del probablemente uno de los asesinatos más sangrientos de la historia de España.
Dos hermanos, Antonio y Emilio Izquierdo, influenciados por sus locas hermanas y escopeta en mano, se lían a tiros con todo el pueblo de Puertourraco buscando una venganza por trágicos hechos del pasado.
Los acontecimientos se suceden de la siguiente manera según narra un artículo sacado de la red:

Sobre las diez de la noche Antonio y Emilio esperan, agazapados en la calle con sus escopetas de cazador, a sus víctimas, los Cabanillas.
Dos niñas, Antonia y Encarnación Cabanillas de 14 y 12 años pasean por la calle: dos certeros disparos acaban con sus vidas.
Al oir los disparos, Manuel Cabanillas de 57 años sale de un Bar cercano para también encontrar la muerte.
Antonio, hijo de Manuel Cabanillas, es herido en la espalda quedando en silla de ruedas para toda la vida.
Los hermanos Izquierdo han perdido el control y ya no sólo disparan a los Cabanillas, disparan a todo lo que se mueve.
Una vecina del pueblo, Araceli Murillo, muere de un disparo en la puerta de su casa.
Manuel y Reinaldo Benítez son asesinados cuando intentan huir en su coche.
José Penco, otro vecino, es acribillado dentro de su coche cuando intentaba rescatar a varios heridos.
Un coche patrulla de la Guardia Civil llega a la escena de la matanza avisado por los vecinos, los dos agentes son gravemente heridos por los hermanos Izquierdo.
Los hermanos huyen al monte antes de que más agentes vengan.
Más de doscientos agentes, perros, helicópteros en un despliegue sin igual, hacen una batida por el monte buscando a los Izquierdo.
Emilio Izquierdo es atrapado en una casa del pueblo; Antonio es encontrado en el monte.
Angela y Lucía Izquierdo, hermanas de Antonio y Emilio, son acusadas de planear la masacre, desaparecen antes de ser detenidas; la policía las encuentra días después en Madrid.
Los psiquiatras dictaminaron que Angela y Lucía eran las inductoras del crimen y que sufrían grandes trastornos mentales.
La matanza de los hermanos Izquierdo terminó con nueve muertos y una docena de heridos.

No hay comentarios: