5/04/2011

Presentación del libro "El triunfo de la muerte". Poemas y grabados.Editorial Pata Negra

Este Jueves 5 de mayo, a partir de las 8:15 de la tarde tendrá lugar en la GALERÍA DASTO-C/ San Bernabé Nº 15 1º Piso. Oviedo- la presentación del libro "El triunfo de la muerte" (Ed. Pata Negra)

Se trata, como sabéis, de una edición artesanal de edición limitada compuesta por grabados y poemas de diferentes artistas y poetas en torno al tema universal de la muerte. Yo tengo el honor de participar con el poema que titulé "Aunque grites mi nombre".
Este tipo de ediciones son más frecuentes y apreciadas fuera de Asturias. Se trata de una obra artística más que un libro convencional siendo su precio muy asequible para este tipo de publicaciones.




Edición limitada a cien ejemplares, ilustrada con cuatro grabados de J.C. Álvarez Cabrero, Mario Cervero, Antonio Cid y Fermín Santos López.

Prólogo de Francisco Alba.

Intervienen veinticinco diferentes poetas en torno a un tema en común: la muerte. Una visión múltiple de la muerte, retomada una vez más, en ésta ocasión por autores contemporáneos, “autores vivos”

Javier Almuzara
Pablo Álvarez Martínez
Santiago Bertault
José María Castrillón
Antonio Cid
Herme G. Donis
Fátima Fernández Méndez
David Fueyo
Miguel Ángel Gómez
Javier F. Granda
Teo Hernando
Carlos Iglesias Díez
Estrella Itza
Jaime Luis Martín
Ceferino Montañés
Rodrigo Olay
Francisco J. Picón
Joaquín Piqueras
José Luis Piquero
Jesús Santos López
José Luis Sevillano
David Suárez, Suarón
Eva Vaz
Ana Vega
Néstor Villazón

Medidas: 28 x19 cm.

Grabados impresos sobre papel Super Alfa de 250 gr.
Textos sobre papel Torreón 160gr.

Precio: 250 € + 4% de IVA.
 
Descuento del 20%, sobre el precio real de la publicación, el día de la presentación

Fragmento de la introducción de Francisco Alba:
El hombre moderno es una invención. ¿A dónde hay que ir a buscarlo? No parece que se encuentre en la existencia individual, concreta, de cada uno de nosotros; más bien hemos de buscarlo en las estadísticas, en las redes sociales, en el rastro que dejan sus gastos o en la imagen que registra la cámara de videovigilancia. Hemos de buscarlo en los sondeos electorales, en la voz de la prensa, en los capitales que mueven los bancos y las compañías de seguros, en las cifras de venta de coches. Al hombre le ha pasado lo mismo que al electrón. Empezó considerándose como una entidad discreta hasta que la física cuántica determinó que consistía en una nube de probabilidad. No era concreto sino difuso. El hombre como ente individual, concreto, positivo, ha desaparecido aunque nos sigan doliendo las muelas y nos sigamos enamorando… y muriendo.

No hay comentarios: