1/25/2007

Capítulo dos: Esta noche los gatos de mi callejón...

Las semanas siguientes fueron transcurriendo más monotonas aún si cabe. Tuve que resolver varios asuntos del despacho, un divorcio de un conocido de un conocido y una denuncia de un vecino amigo de mis amigos que denunció a la comunidad porque el capot de su coche apareció con una cagada humana un domingo por la mañana. Al parecer fue el hijo del propietario del inmueble del 7ºD quién lo hizo según confesó después, que volvía borracho de una despedida de soltero. El asunto se resolvió en favor de mi cliente y la comunidad tuvo que pagar daños y perjuicios.

2 comentarios:

gorki75 dijo...

Buen título pa un relato : "El Capot caput"

Anónimo dijo...

¿qué pasó con esti blog?
¿acaso te comieron la lengua los gatos de tu callejón, Suarón?

Don Gato