9/10/2006

Dejarse ir

Se dejaba llevar como un trozo de madera en la inmensidad del océano y llegó a una playa donde ella tomaba el sol todas las mañanas.

6 comentarios:

gorki75 dijo...

Guapo(el texto)

Guaje Merucu dijo...

Il poeta alééé...

El Brujo dijo...

aleeee, il poeta alé, il poeta aleeeé
(imagínese la escena en la Caleyina, obviamente)

gorki75 dijo...

lo bueno si breve...

DSuárez dijo...

La caleyina la caleyina....

kikeconk dijo...

Brravo monterrosinho.
Así sí, aun no he conseguid leer entero el cuentacuentos, si gana el madrí algo será mi perefrinación, como esos que hacen el camino de Sat Yago.