1/23/2017

Psocialismo, de Fernando Lorenzo 


Psocialismo, de Fernando Lorenzo  

P

Que le pongan otro nombre
a eso que llaman Partido,
en realidad oficina
de colocación, y asilo
de impostores que unas siglas
succionaron con derribo
de sustancia, si es que hubo
antes de final de siglo.

S

Socialista, gran palabra
privada de contenido,
parapeto en que se encubre
un atroz capitalismo,
engendro que se agazapa
al acecho y buen abrigo,
embozado en la bicoca
que le ofrece el travestismo.

O

Obrero, lo que se dice
obrero… más bien ludibrio,
burla, mofa, escarnio, fraude,
retroceso en el camino
que parecía alumbrar
la era del progresismo.
No es obrerista ni es nada
este entuerto advenedizo.

E
Y Español… ¿dónde está España?
Rota por nacionalismos
gobernados a sus anchas
por virreyes al estilo
del que finge en La Moncloa
recomponer los añicos.
Este simulacro abstruso
no es Español… ni es Partido



1/14/2017

Busco sonrisas.Iván Suárez Parades


BUSCO SONRISAS

El invierno acude a esta habitación
de insomne mutismo.
Me escondo en tristes recuerdos
que hablan de despedidas.
Busco tu calor.
Pero los pájaros muertos
yacen en mi ventana y
el ruido de un cielo que
brama con nubes grises,
me impide caer cerca
del verano que ardió
en nuestros labios.
Perfilo en mi mano
tu nombre soñado
y aprisiono las añoranzas
que ahogan mis ojos.
Son horas oscuras
y vientos agónicos.
Son días de frío
y tiempo perdido.
A pesar de los llantos
que entumecen el instante,
viajaré por el bosque
con la ilusión de rescatar
sonrisas que enciendan
la hoguera.
"Cuando el tiempo deje de ser tiempo"(Devenir Poesía,2016) Iván Suárez Parades.

1/11/2017

No lee nadie

Salía ayer en las noticias a raíz del Tercer Informe sobre la Lectura en España: el 40% de los españoles no lee nunca ni se interesa por la cultura. Cifra que todavía puede ser mayor y va camino de aumentar. Además el gasto en bibliotecas es cada vez menor.

Se puede entender la lectura de dos formas, como una actividad enriquecedora y como una actividad de ocio y ahí sale debilitada ante el aluvión de alternativas potenciadas en los últimos años. Nuevos programas, cadenas y series digitales y a la carta. Deporte y fútbol a todas horas y redes sociales y plataformas y aplicaciones de todo tipo para perder el tiempo. O la oferta de juegos y consolas que arrinconan al libro y la precariedad laboral de horarios. De hecho el informe habla de una creciente desigualdad lectora, una situación de asimetría que se antojan relacionada con la creciente desigualdad económica y social en España.

Lo peor es que desde el Gobierno no interesa ni se está potenciando la lectura. Les conviene una sociedad borrega con nuevas y viejas generaciones que harán de Fahrenheit 451 una realidad.